Publicidad

Publicidad

  • Las Palmas no le gana a nadie

    1
    0

    Partido finalizado

    11 de Mayo de 2024 - 15:05

    Nueva derrota de la UD Las Palmas, la octava consecutiva, esta vez en el feudo del Real Mallorca. Los amarillos fueron de menos a más en el partido, pero no lograron equilibrar el solitario tanto de González (1-0)

    El marcador adverso, sin embargo, deja a los amarillos en las puertas de la permanencia. Quedarán pendientes de la finalización de la jornada o de la resolución de los tres partidos finales del calendario.

    García Pimienta confeccionó en Palma un once con abundantes novedades, aunque la más llamativa fue la distribución del cuarteto defensivo con Araujo, Coco, Alex Suárez y Mika Mármol de derecha a izquierda. Y, además, Sory Kaba recuperaba su sitio en la foto inicial de la jornada.

    El partido se inició con un equipo local presionante ante un rival que no lograba controlar el balón como es de su gusto. Apenas hubo ocasiones en la primera mitad. El mejor momento amarillo lo disfrutó Javi Muñoz. El centrocampista escapó hasta la frontal del área y disparó con potencia, pero sin precisión.

    El marcador se puso en contra de los intereses canarios a la media hora. Precisamente llegó el 1-0 cuando los futbolistas de García Pimienta habían superado la salida del Mallorca. El tanto fue obra del uruguayo Gio González al rematar cruzado un balón que llegaba desde la izquierda del ataque balear.

    Los grancanarios no parecieron sentir el efecto de ese contratiempo y durante el tramo hasta el final del primer periodo llegaron a combinar en campo rival. Aunque al descanso se llegó con ese marcador y una extraña sensación de haber perdido la posesión: 61% del Mallorca frente al 39% de Las Palmas.

    El encuentro cambió de dirección en la segunda parte. La entrada de Alberto Moleiro y de los restantes relevos amarillos dieron otro aire al equipo de García Pimienta. Desapareció en el segundo tiempo el peligro del equipo balear y el escenario de acciones se trasladó al campo de ataque de los amarillos.

    Con la posesión ganada, Las Palmas fue también más incisiva. La mejor oportunidad de la tarde fue para Moleiro. El tinerfeño disparó con mucha intención a la base de un poste, pero allí encontró el guante del portero Rajkovic para evitar el tanto del empate que habían merecido los visitantes.

    Las Palmas lo intentó sin levantar el pie hasta el minuto 95, pero no encontró la jugada decisiva que premiara el esfuerzo realizado.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad