Publicidad

  • Polideportivo
    22 de Diciembre de 2019 - 20:40

    La UD Taburiente repite bronce en la Copa de la Reina

    Las grancanarias afrontaban la final de consolación de la Copa de la Reina Iberdrola por segundo año consecutivo y ante el anfitrión del torneo en la Catedral de Can Salas, con el incondicional apoyo de la grada hacia su rival en contra. 

    Eugenio Paulón y su equipo de trabajo lograban recuperar anímicamente al equipo tras la derrota de ayer ante la SPV Complutense (0-4) y reinventaban el equipo sin la presencia de una de sus jugadoras referentes en el ataque, Stefi Antoniazzi que no podía ser de la partida tras lastimarse el hombro en el día de ayer al golpear una bola en el último cuarto de las semifinales.


    El Tabu domina pero sin lograr materializar ningún gol

    Grancanarias y catalanas saltaban al verde de la Catedral de Can Salas con la intención de sanar la herida infligida el día anterior por sus respectivas derrotas en semifinales ante la SPV Complutense y el Club de Campo. 

    El Taburiente no tardaba en demostrar su clara predisposición a llevar la iniciativa ante un rival bien pertrechado en la retaguardia que cedía el control de la bola a su rival a la espera de poder sorprenderlas con una contra.

    Tras los lógicos minutos de tanteo entre ambos equipos, las ocasiones no terminaban de fluir en ninguna de las áreas a pesar del dominio claro del tempo del partido por las pupilas de Eugenio Paulón, a pesar de la baja de Stefi Antoniazzi.

    La ocasión más clara llegaba al final del primer cuarto en un doble penalti-córner ejecutado por el Taburiente que se topaba con la seguridad bajo palos de la guardameta local, Elisabeth Haley, que impedía el tanto de las grancanarias, llegándose al final del primer asalto con el consabido 0-0 inicial en el electrónico.


    Gisele Juárez premia el buen trabajo de las isleñas

    El dominio del Taburiente crecía por momentos ante un Atlètic Terrassa más preocupado en defender que en buscar las inmediaciones del área defendida por Marina Helguera.

    Las grancanarias no tardaban en disponer de una nueva ocasión en forma de penalti-córner tras un choque de sticks en el interior del área catalana, que era aprovechada por el Taburiente en una brillante jugada en la que tras pinchar la bola Romina Zanni, Atteneri Ortiz conectaba un potente disparo cruzado que desviaba ligeramente Gisele Juárez, para sorprender a Haley, que no podía impedir que el 1-0 subiese al marcador a los 20 minutos de partido.

    El Taburiente veía refrendado su gran trabajo con el marcador a favor, manteniendo su intensidad, con una presión alta que encerraba al Atlètic en su área, permitiendo una gran jugada por banda derecha de Gisele Juárez que recorría toda la línea de fondo en el interior del área rival, pero su disparo se topaba con la protección de una de las piernas de Haley que volvía a ser decisiva para su equipo.

    Las canarias se gustaban con un juego vertical y una presión asfixiante sobre la salida de bola del Atlètic que no lograba salir de su campo, esperando su oportunidad que llegaría en la última jugada del segundo periodo, en un remate mordido de Anna Barba, que repelía con un puntapié defensivo Marina Helguera, llegándose al ecuador del encuentro con el 1-0 en el marcador.


    El Taburiente perdona y crece la tensión en el campo

    El encuentro mantenía su guión tras el paso por vestuarios, con el Taburiente dominando el choque a su antojo, ante un Atlètic que intentaba estirar sus líneas en busca de una oportunidad de devolver las tablas al marcador.

    La falta de un segundo gol que diese más tranquilidad al Taburiente, unida a la necesidad de las catalanas de buscar el tanto del empate, se traducía en una mayor agresividad sobre el terreno de juego y continuas protestas que obligaban a la árbitro, Montse Solorzano a llamar al orden a las dos capitanas para evitar males mayores.

    Una falta sobre Clara Barba de la defensa grancanaria daba el primer penalti-córner del partido al Atlètic, si bien Marina Helguera detenía el lanzamiento, para posteriormente ser anulado el remate de María Gesti que se colaba en el interior de la portería del Tabu, al ser controlada la bola previamente con el pie de la jugadora, en la ocasión más clara hasta el momento para las chicas de Jordi Flo.

    El Taburiente mantenía su buena fluidez en ataque a pesar de la mejoría de su rival y Omara Fabelo perdonaba la vida a las locales en un mano a mano con Haley que repelía su lanzamiento, rematando posteriormente el rechace, Gisele Juárez, muy desviado para alivio de la parroquia local.

    Omara no tardaba en volver a protagonizar una brillante jugada individual en la que tras sortear a varios rivales colocaba un pase de la muerte al que no llegaba por centímetros Gisele Juárez en boca de gol, llegándose al final del tercer periodo con el resultado ya conocido de 1-0.


    Los riesgos en ataque del Atlètic no pueden impedir la victoria del Tabu

    Con solo un cuarto por delante para lograr la remontada, el Atlètic Terrassa abandonaba su planteamiento conservador para volcarse al ataque, espoleado por su público, lo que atentaba directamente contra su seguridad defensiva, dejando más huecos en su retaguardia, lo que era aprovechado por Adriana Tejera para recorrer el campo de punta a punta, para intentar sorprender en un mano a mano a Haley, que protagonizaba una espectacular atajada con la protección de su mano derecha para desviar lo justo el buen disparo cruzado de la canterana grancanaria. 

    El Atlètic adelantaba su línea de presión y no tardaba en dar los resultados buscados, forzando una pérdida en campo rival que provocaba un tres contra uno de las catalanas, que María Gesti no acertaba con la portería en su disparo final ante Marina Helguera.

    El partido se rompía por completo, convirtiéndose en un correcalles, en gran parte debido a la incertidumbre del resultado final; pero el Taburiente no perdía la calma y una buena combinación entre Adriana Tejera y Paula Fernández, recibía la recompensa de un nuevo penalti-córner para el Taburiente a falta de 6 minutos para el final del choque, pero el disparo de Atteneri Ortiz era desviado por la poblada defensa del Atlètic Terrassa, que respiraba una vez más en un final de partido agónico.

    Jordi Flo decidía quemar todas sus naves jugando los 2 últimos minutos del partido sin guardameta, buscando tener una mayoría de efectivos en posiciones de ataque en busca de un gol que equilibrase el partido, pero tan solo una combinación entre Hanna y Gesti, que disparaba muy desviado era la única ocasión para las locales que caían derrotadas en la final de consolación por un ajustado 1-0, que no hacía justicia al balance global del juego desplegado por ambos equipos a lo largo de todo el partido, por lo corto del resultado final.


    Con su victoria, el Taburiente reedita la medalla de bronce conquistada la temporada pasada, en una nueva gesta de las grancanarias que llegaban a la cita como octavas clasificadas de la liga regular tras la primera vuelta y regresan a casa con un nuevo e histórico tercer puesto en la XXXV Copa de la Reina Iberdrola.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Encuesta zona amarilla :

El debate en la portería

¿Qué portero debería ser titular?

  • Raúl Fernández
  • Álvaro Valles
  • Josep

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad